8 motivos por los que los niños deben nadar


Uno de los deportes más completos a la hora de realizar ejercicio físico ya que, involucra al completo los grupos musculares, es la natación. Y es en niños y adolescentes en quienes, al realizar una actividad principalmente cardiovascular, se produce un aminoramiento de los factores de riesgo de enfermedades de tipo cardiovascular. Y es que es en el agua donde de manera completa pueden desarrollar sus aptitudes neurológicas, psíquicas y físicas. Además lo pueden realizar desde los primeros meses de vida, momento en el que pueden desarrollar el tanto reflejo glótico como el aprendizaje en general. 

Motivos por los que es importante que naden 

1. En niños con problemas de carácter neuronal o derivados de algún tipo de parálisis, el agua a una temperatura de 28º produce una aliviadora relajación muscular. 
2. Previene la obesidad. Piensa que el 80% de los niños que padecen sobrepeso durante la infancia, también lo padecerán en la edad adulta. 
3. Controla los niveles de la tensión arterial. 
4. Al realizar ejercicio de tipo aeróbico, los niveles de glucosa en sangre se reducen, produciéndose una mayor sensibilidad a la insulina. Ideal para niños con diabetes. 
5. Se incrementa notablemente la capacidad de esfuerzo físico, condicionando una óptima respuesta cardiovascular. 
6. Se produce una mejora  tanto en la flexibilidad como en la agilidad, la fuerza muscular, así como en la velocidad. 
7. Aprender a nadar favorece las condiciones de socialización y solidaridad ante los demás. Poder salvar la vida de alguien es una valor agregado en etapas de aprendizaje. 
8. El uso del bañador hace que nos mostremos ante los demás como realmente somos, permitiéndonos conocernos mejor y respetando a los demás. Además, el contacto interpersonal se optimiza, ayudándonos a superar miedos. 

¡Atención precauciones!

– Evita sobrecargas musculares iniciando de forma progresiva la duración de las sesiones. De menso a más. 
– Tras dicha fase «inicial», continúa con sesiones regulares de al menos 3 días por semana y 30 minutos de duración. 
– Es importante ducharse antes y después de cada baño. 
– Utiliza siempre calzado apropiado para la piscina previniendo infecciones derivadas de hongos en los pies. 
– Dentro de la piscina, se ha de utilizar siempre gorro y gafas de natación. ¡Evita ojos irritados!
– El nivel de exigencia al niño o adolescente debe adaptarse a la maduración psicológica y física del mismo. 

¡Ya mismo puedes apuntar a tus hijos a las clases de natación del Real Club de Tenis de San Sebastián

Share