Cómo evitar atracones a plato armado

Últimamente estamos viendo cómo las posibilidades de que nos peguemos poco saludables atracones crecen a medida que se multiplican los establecimientos dedicados a la comida rápida en nuestras ciudades. Y es que la tentación también se viste de hamburguesa. Evita que estas situaciones transitorias degeneren en algo mucho peor y pon freno a este tipo de prácticas. ¡Además tu figura lo agradecerá!

Un atracón es una ingesta excesiva de comida, y por excesivo entendemos que excede lo que somos capaces de considerar normal o razonable. Como personas somos capaces de considerar sensato diferentes cantidades alimenticias en base a nuestra necesidad calórica, que en cada persona es diferente. 

El trastorno por empacho puede resultar en una enfermedad bastante peor si no se enmienda la conducta a tiempo. Aquellos que deseen llevar a cabo una alimentación considerada desde el punto de vista médico de carácter sano, deben saber que lleva un tiempo. Cuerpo y mente necesitan una preparación. 

Debes aprender a comer y a adoptar los nutrientes necesarios que tu cuerpo necesita en esa búsqueda del éxito en la resolución de tus objetivos físicos y psíquicos. Cuando alguien cambia su dieta con el fin de producir una saludable regeneración, debe entender que tendrá que decir adiós a muchas cosas, pero no por ello a su vida social. Los objetivos se resuelven a través de sencillas pautas a las que fácilmente nos iremos acostumbrando dentro de un equilibrio cuerpo- mente. 

Pero vamos con un ejemplo práctico. Aquellos que tienen por costumbre comer o cenar fuera de casa pueden optar por pedir una ensalada como primer plato tratando de ir saciando el apetito. Tras ello algo suculento que no forme parte de la dieta habitual, pero en su justa medida; deja sitio suficiente para un  postre ligero. 

Da igual el día de la semana del que se trate, ya que ocasiones en la semana no faltan para comer. En base a una planificación organizada, si sabemos que el sábado vamos a comer en nuestro restaurante favorito, el resto de rutinarias comidas de la semana pueden favorecer la ansiedad hasta el punto de motivar atracones inesperados con su correspondiente arrepentimiento. Y esto sí que es malo para nuestra salud

Consejos para luchar contra la ansiedad:

– Llevar una dieta con una alto grado de grasa y proteína en pro de los carbohidratos procesados puede ser igual de saciante. Es sumamente importante hacerlo de forma progresiva. 
– Toma cacao. Contribuye de forma positiva en el proceso digestivo. Puedes hacerlo en todas comidas del día, si fuese necesario. 
– Haz 5 comidas al día. 
– Realiza las comidas en plato pequeño. Una forma de engañar al cerebro y se sacie antes. 
– Aumenta el consumo de fibra. Es altamente saciante. 
– Bebe mucha agua. 
– Adopta una nueva actitud ante los problemas. El estrés es uno de los principales encargados de la aparición de las ansias de comer. 

¿Has conseguido controlar tu ansiedad? Crees que no tienes remedio? ¡Cuéntanoslo!

¡¡Síguenos en Twitter!!
Share