15 razones por las que un ‘personal trainer’ es lo que te hace falta en la vida

Muchos pensaréis que aquello de poner a tu servicio un ‘personal trainer’ es elitista, carísimo, una americanada… La realidad es que determinadas personas necesitan una colaboración externa en la consecución de sus objetivos. Bien sea porque la desidia puede con ellas o simplemente por el desconocimiento técnico de los logros deportivos dentro de un complejo deportivo, como por ejemplo el Real Club de Tenis de San Sebastián, donde contamos con esta prestación adicional.

Y es que existe una marcada diferencia entre aquellos que llevan a cabo actividad deportiva de manera correcta y aquellas que no; es decir, aquellas que obtienen resultados y las que entrenan y entrenan y no los logran. Aunque como en todos los ámbitos hay todo tipo de personas, incluidas aquellas que una vez alcanzado el objetivo, de adelgazar por ejemplo, abandonan el gimnasio.

Por ello, la constancia y la motivación dentro de la actividad deportiva son valores prioritarios, no libres de sacrificios, únicos ingredientes dentro de la pócima mágica del éxito. Y aunque en la realidad todo comienza con una propuesta de intenciones, una transformación saludable, seguro se torna en una de las mejores inversiones de por vida.

Por ello, invertir en un entrenador personal, es fórmula secreta de éxito; hecho que ya muchas personas ocultan durante el año, para en verano lucir palmito estival. Y si tienes dudas, ponemos a tu disposición 15 buenos motivos para tomar la decisión.

 – Se acabaron las excusas para no ir al gimnasio. Te vas a ver en la obligación de ir.

 

 

Te estará esperando, por lo que siempre sabrás a qué hora comienza el entrenamiento.

 

 

 

– Se trata de ejercicios medidos en el tiempo, por lo que su consecución se produce en un plazo determinado. Sabes que el tiempo que empleas es efectivo y la hora a la que vas a terminar.

Tu motivación durante la práctica deportiva va a crecer como la espuma. Piensa que los mecanismos de motivación psicológica son una parte fundamental del trabajo del personal trainer.

 

No se van a producir desniveles de intensidad de unos ejercicios a otros. Se trata de tiempos determinados pero de alto rendimiento.

 

 

En ningún momento vas a perder el tiempo en el gimnasio. Todos y cada uno de los ejercicios están preparados y listos para que los lleves a cabo.

 

 

– Cada serie de repeticiones requiere unos tempos determinados que el entrenador personal controla a la perfección.

Los minidescansos son imprescindibles para volver en plenas garantías al siguiente ejercicio. Tu profesor te avisará del momento de inicio y conclusión de los mismos.

 

– El único inconveniente del entrenamiento es la posibilidad de que no alcances tu límite. Hacerlo de manera coordinada te permitirá superar tus barreras físicas.

 

 

Vas a evitar distracciones en el gimnasio. Hablar por el teléfono, mirar las aplicaciones de mensajería instantánea, charlar con ‘los del gimnasio’, etc. Adiós a las maratonianas sesiones de paseo por la instalación.

 

 

Se acabaron las rutinas en papel, o lo de acordarte acerca de lo que hoy tocaba o a dónde ir. Sigue las instrucciones del personal trainer.

 

 

El tiempo ha de ser efectivo, y a nadie nos sobra. Poner y retirar el material en compañía, por ejemplo, apremiará tus tiempos.

 

 

 

Estirar, estirar y estirar. Y es que es la acción que más a menudo vemos que pasa inadvertida en nuestros gimnasios. Tu profesor personal nunca se olvidará de ello.

 

 

 

– Si ves que se produce alguna pequeña carga o incluso lesión, será el entrenador personal el encargado de valorar la posibilidad de abandonar el ejercicio, determinar posibles soluciones médicas o incluso ofrecerte un pequeño masaje.

 

 

– Vas a llegar a la ducha con la convicción y seguridad de haber invertido menos de una hora del día a tu salud y la consecución de tus objetivos. Los cuales no van a tardar nada en llegar. ¡Así sí!

 

 

Visita la WEB de nuestro personal trainer Xabi Aranzadi y toma la determinación hoy mismo sin dudarlo. ¡Hoy quieres, hoy puedes!

 

Share