Los 10 mandamientos del gimnasio


En el preciso instante en el que uno se arma de valor y decide inscribirse al ‘gym’, es posible que no maneje los códigos de uso del mismo, aspectos que lejos de involucrar sanciones de carácter legal, pueden hacernos caer antes de lo imaginado. 
Por eso en Real Club de tenis de San Sebastián hemos elaborado un código deontológico del buen uso de nuestros gimnasios. 
1. Decántate por un complejo deportivo de calidad.
Y es que una vez hemos caído en las garras del confort hogareño, más ardua se vuelve la tarea de salir a ejercitar. No digamos nada si el gimnasio se encuentra descuidado y sin alma. Olvídate de inscribirte en base a que va ‘tal persona’ o argumentos similares. Hazlo, entre otros motivos, porque te van a tratar como mereces y las instalaciones son las apropiadas.¡Busca el mejor!
2. No vayas por libre.
Los responsables de sala están para ayudarte. En demasiadas ocasiones cometemos el error, por vergüenza o por altanería, de no pedir consejo; Evita lesiones inoportunas y déjate guiar por los profesionales ante los modos de utilización de las máquinas, el peso a levantar o las posturas a adoptar… 
3. Calienta siempre.
¡Siempre!. A menudo caemos en el error de no hacerlo, como si con nosotros no fuera o no formase parte de nuestro entrenamiento. Utiliza un truco: al comenzar la realización de tus series comienza con las dos primeras en un peso inferior al que posteriormente levantarás.


   

4. Cuida tu alimentación.
Antes y después. Igual de importante es hacerlo previo el ejercicio, para darle al cuerpo energía, como posterior al mismo, ayudando a tu cuerpo a recuperarse de manera óptima. 
5. No realices sólo ‘cardio’.

Los resultados mejoran notablemente si realizas ejercicios de fuerza antes del entrenamiento cardiovascula. Además de ayudarte en la destrucción de la grasa localizada vas a obtener una tonificación mejor. 


6. No te relajes entre las series.
Evita distracciones como hablar por teléfono o ponerte a hablar con los conocidos o amigos. En ese tiempo el músculo se queda frío y al comenzar de nuevo la serie puede sobrellevar algún tipo de pequeña lesión tipo contractura. 
7. No olvides hidratarte. 
Sobre todo antes y durante. Aunque después también. Evita mareos y golpes de calor derivados de la deshidratación. Por eso, al gimnasio siempre con tu botella de agua. 

8. No eternices tus rutinas.
Tu cuerpo siempre va a tratar de volver a un estado de confort , por lo que para que tus resultados sean más efectivos, rompe con esa comodidad y realiza nuevas rutinas cada mes o dos meses. 

9. Nunca utilices suplementos sin el consejo de los expertos.

No pongas en riesgo tu salud. Los suplementos deben aportar aquello con lo que no llegamos con la comida, pero recuerda: no son imprescindibles. 

10. Trata de progresar, no de perfeccionar. 

Mira lo lejos que has llegado en lugar de asimilar cuánto te falta para lograrlo. Evitarás mostrar odio hacia tí mismo, haciéndonos sentir inferiores e inútiles. Entender el esfuerzo de haber estado en el ruedo y haber salido victorioso es un paso gigante, sin importarnos en cuántas ocasiones hayamos fallado. ¡Nada de ser duros con nosotros mismos por caer!



¿Quieres ganar una cena para 2 en el restaurante Branka de Donostia?

Share