Niños vs. deporte en equipo

Conocida es la importancia que el deporte tiene en el desarrollo infantil. Y las razones por las que los niños deben hacer deporte, son tan variadas como múltiples. Una oportuna manera de incentivar el deporte entre los menores es a través de los deportes en equipo: lo realizan con sus amigos y es una muy buena oportunidad para hacer nuevos.
Por ello, la práctica de deporte no sólo es beneficiosa de manera física, sino también de manera psicológica. Y es por eso, por lo que hoy, este post va dedicado a los beneficios emocionales que los deportes en equipo aportan a nuestros hijos. Las 10 razones:
  1. Rebaja y equilibra el egocentrismo. La mayoría de los niños, en diferente medida, son algo egocéntricos, pero cuando comienzan a jugar en equipos deportivos, aprenden a ceder los balones, el significado del trabajo en equipo y a pensar en el bien comunitario.
  2. Paciencia ante la frustración: en la vida la palabra ganar no siempre es relevante, y es por ello que entender y asimilar esta lección se torna de máxima importancia.
  3. Perseverancia, destreza y temple. Tres valores de carácter fundamental en la práctica deportiva en equipo; ni qué decir de la vida real.
  4. Crece la socialización: ayuda a los niños que son algo tímidos y no les resulta sencillo relacionarse con otros niños.
  5. Valor ante las normas. Difícil es que los niños entiendan la importancia de respetar las normas. Jugando en equipo deben aprender a ser disciplinados para el correcto funcionamiento del equipo.
  6. Modestia. Deben aprender valores y entre ellos este. Comprender la derrota, así como la victoria desde la humildad, entendiendo que hoy se puede ganar, pero mañana puede suceder lo contrario.
  7. Crece la autoestima: con la práctica deportiva conjunta se liberan endorfinas de manera multiplicada. Además, al ser valorados por el resto del equipo y sintiéndose responsables de los avances de éste, los niños se sienten mucho mejor.
  8. Mejora la relajación y duermen mejor. Terminan agotados después de los partidos o entrenamientos y como consecuencia caen rendidos.
  9. Favorece la creación y la organización de hábitos: ejercicio, preparación, partidos, pretemporadas… los niños desarrollan su cotidianeidad de manera organizada, respetando y valorando su importancia.
  10. Tienen responsabilidades. El correcto funcionamiento del equipo es responsabilidad del conjunto: cada niño debe dar lo mejor de sí, evitando las prácticas antideportivas que perjudican al equipo.
Estas son sólo algunas de las ventajas de la práctica deportiva en equipo. Hay muchas más. ¿Qué deportes practican tus hijos? ¿Has notado los beneficios de manera explícita? ¡Cuéntanoslo!

Visita RCTSS
Share