Top 10 de los alimentos antigrasa


El sol y el calor están al acecho. Hemos de ser optimistas. Y la realidad es que no tod@s estamos contentos con nuestro cuerpo. Además de la actividad física quizá requiera una revisión tu dieta alimenticia y sería una muy buena idea incluir estos 10 alimentos que con esfuerzo y constancia te ayudarán a aligerar esos michelines de los que no nos sentimos precisamente orgullo. 

1. Arroz integral: base de la energía del deportista. Aunque bien es cierto que dicha energía, procedente de los hidratos de carbono, ha de quemarse. Controla su ingesta reduciendo de manera equilibrada el resto de calorías ese día que consumas este tipo de arroz. ¡Mézclalo con verduras salteadas! y obtendrás la necesaria lisina, un aminoácido esencial.

2. Pescados azules y bacalao. Además de proporcionarnos grasa animal contienen ácidos grasos poliinsaturados, ricos en Omega 3, responsables de la eliminación de lípidos y colesterol. Reducen el riesgo sobrecarga arterial, previniendo enfermedades cardiovasculares. El bacalao, a pesar de pertenecer al grupo de los pescados blancos, contiene tan sólo un 0’2% de grasa y muchas de las propiedades del pescado azul. 

3. Pavo. Vitamina B12, que no se encuentra en la mayoría de alimentos. La carne de pavo es un claro ejemplo de alimento sano y sobretodo NO ENGORDA. Piensa que 100g proporcionan a nuestro organismo tan sólo 96 kcal. Además, y al igual que el pollo, es fuente de proteína, perfecta para no perder masa muscular. 

4. Levadura de cerveza. De altísimo valor nutricional. Contiene un sin fin de propiedades beneficiosas para nuestro organismo ya que es muy rico en vitaminas y proteínas. Además, nos nutre en aminoácidos y minerales de carácter básico, ideales para suplir carencias como consecuencia de dietas vegetarianas o de bajo nivel calórico. Mejora el estado de uñas, piel y pelo, y de igual modo es complemento perfecto para anemias, hipertensión, enfermedades de carácter digestivo o hipertensión. 

5. Aceite de oliva virgen extra. Se alza en el top ten de los productos básicos de la dieta mediterránea. Se trata de una grasa beneficiosa consumiéndola de manera moderada y adecuada, básicamente en crudo. Ayuda en el proceso de evacuación de la vesícula viliar, corrige enfermedades como la anemia, baja el colesterol malo (LDL), disminuye la presión arterial, y en el conjunto general sanguíneo el colesterol. Además, frena la oxidación celular, previniendo el envejecimiento prematuro. Una joya. 

6. Lácteos desnatados. Gracias al calcio contribuyen a la destrucción de la grasa. Del mismo modo, nos previene de la hipertensión, y gracias a enriquecimiento vitamínico liposiluble, a veces con ácidos Omega 3, el riesgo de enfermedad cardiovascular se reduce de manera importante, así como el nivel de colesterol y triglicéridos. 

7. Naranjas. Quizá no lo sabías, pero al igual que los cítricos en general, posee importantes propiedades que contribuyen a eliminar la grasa. Su bajo contenido en hidratos de carbono, grasas y proteínas, resultan el complemento perfecto a dietas calóricas. Además, su alto contenido en fibra (petina sobretodo) ayuda a absorber mejor los nutrientes. Al igual que el aceite de oliva, posee una importante acción antioxidante, previniendo enfermedades degenerativas, como la arterioesclerosis, el cáncer o el natural envejecimiento. 

8. Lentejas. Pura fibra y hierro. Las legumbre en general, deben situarse en nuestro ranking de prioridades a la hora de elaborar nuestra dieta semanal, siendo las lentejas el máximo exponente de las cualidades de este grupo. Nos mantienen la energía necesaria para nuestro día a día, y aunque son deficitarias en metionina, aminoácido esencial, combinadas con cereales o arroz, dan lugar a una proteína de altísimo valor biológico. Posee 3 veces más hierro que cualquier carne, previniendo la anemia, entre otras cosas. Imprescindibles. 

9. Huevos. Y como tal, podemos diferenciar dos partes: la yema y la clara. La yema es rica en nutrientes y la clara en sodio y vitaminas del grupo B. Son ricos en ácidos grasos saturados, poliinsaturados y colesterol, que es bueno si no abusas de ellos. ¡Trata de buscar el equilibrio pues quizá e interese tomar tan sólo la yema!. 3-4 huevos a la semana, son suficientes. 

10. Alcachofas. Muy pocas calorías y su función es puramente diurética. Contribuyen a digerir con mayor facilidad las grasas digeridas y su aporte calórico es verdaderamente bajo: 21,56 kcal/100g. La alcachofa no es únicamente un complemento nutricional, además de ser un eficaz protector de la salud, está especialmente indicada para dietas de adelgazamiento y su alto contenido en flavonoides nos ayudan a prevenir el cáncer y las enfermedades cardiovasculares. 

¡Personaliza tu dieta consultándolo con tu médico o especialista de confianza… y haz deporte! Luce este verano una orgullosa sonrisa. 

¿Nos sigues en Facebook?
Share